sábado, 16 de junio de 2012

¿Por qué la necesidad de una arqueología de la época moderna y contemporánea?

Uno de los problemas que sufre la arqueología desde su inicio como ciencia, es el establecimiento de los límites cronológicos de sus estudios. En un principio, el límite inicial está más claro, desde la aparición del homo sapiens, aunque se complicó con la aparición de otras especies de homo, hasta quedar con la aparición del género homo e incluso algunos Australopithecus. Sin embargo, el límite final está aún menos claro, hasta qué punto podemos hacer arqueología, entonces ¿cuál es el límite de lo que podemos excavar?, sólo lo que tenga cierta antigüedad o podemos excavar los residuos generados en el día de ayer.
Este ha sido el debate de esta ciencia o técnica desde sus inicios, lo cual ha ido mejorando. En un principio la arqueología se dedicaba únicamente a prehistoria y al mundo antiguo, por ser los periodos con menos información documental y con más huecos, donde la arqueología podía ser empleada para reconstruir.

De hecho, en las primeras excavaciones de las fosas comunes, el equipo de expertos no incluía arqueólogos que le dieran sentido histórico a la excavación sino que eran llevadas a cabo por antropólogos, lo cual ha ido cambiando a través de los años, haciéndose cada vez más imponente la arqueología de estas dos épocas, a pesar de que aún, hoy en día, hay quien no reconoce la existencia de las mismas.

Entonces, ¿por qué es necesario una arqueología de la época moderna y contemporánea teniendo ese abasto de fuente documental?.

Es necesaria porque la arqueología sigue cumpliendo su función como ciencia, que es la de reconstruir la forma de vida de las sociedades, de la cual sigue existiendo un vacío de información en las fuentes escritas. Es verdad que comienza el auge de la fotografía, que es una instantánea de la vida, es cierto que comienza a existir la prensa, que habla sobre todos los acontecimientos y un abasto documental inmenso, pero de la forma de vida cotidiana de las personas, siguen existiendo huecos, que son necesarios complementar con la arqueología.

¿Cuál sería entonces la naturaleza de esta ciencia?

Debido al gran abasto documental, la arqueología de estas épocas comenzaría por informarnos sobre los documentos que nos convienen, porque estos poseerán, en muchos casos, descripciones sobre las estructuras, lo cual nos ahorrará tiempo al excavar y nos ayudará a interpretar el resgistro arqueológico de forma más correcta.

A pesar de lo que uno puede pensar, a excepción de la prehistoria, esto también pasa con otras arqueologías, porque en las otras arqueologías también se parte, en muchas ocasiones, de los documentos y no únicamente de las prospecciones.

Un ejemplo de esto sería la utilización de la arqueología clásica de elementos, tan alejados de ser científicos, como la Biblia, para buscar ciudades antiguas como Jericó.

Por ello, si reflexionamos, podemos determinar que preguntarse por qué la necesidad de una arqueología moderna y contemporánea sería como poner en duda el sentido de esta ciencia en todos sus ámbitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada